Unión que deja marca

Por seis años, una pareja que vive en Naucalpan ha intentado cambiar los prejuicios de la población hacia el tatuaje a través de exposiciones.

Fotos y diseño Miguel Ulloa Maciel

Texto Anabel Clemente

A color o blanco y negro; en los brazos o en las piernas; por amor o por estética… así se ponen los tatuajes. El arte de plasmar una imagen en la piel va más allá del glamour que se puede ver en los reality shows y de los prejuicios culturales, aseguran Mr. Ego y Ruth Skull, creadores de Expo Tatuajes, en Naucalpan.

El evento surgió hace seis años por iniciativa de una pareja que ha encontrado en la tinta su forma de vida: José Francisco Álvarez, mejor conocido como Mr. Ego, y Ruth Cruz, que lleva el alias de Ruth Skull. Ambos tienen la tarea de buscar talentos en diversas partes del país y de la ciudad de México para llevar a Naucalpan las nuevas expresiones, los distintos estilos y los materiales necesarios para ejecutar el arte del tatuaje.

“La idea surgió porque un día me dieron ganas de hacer una expo y una loquita, mi pareja, me dijo pues órale,  hagámoslo, y así la empezamos hace seis años. Cada edición trabajamos fuerte para que el evento se mantenga e incremente su nivel”, cuenta en entrevista el organizador de Expo Tatuajes Naucalpan.

El surgimiento de exposiciones de tatuajes habla de la apertura social a este tipo de manifestaciones, asegura Skull, quien además de trabajar en este oficio es madre de dos niñas que también se apasionan por el dibujo, “ya empiezan a hacer sus primeros tatuajes de ‘mentiritas’ entre ellas”.

“Ya es más aceptado el tatuaje, es parte de la cultura popular gracias a que, en primera, se ha dado un cambio de mentalidad en el mexicano, y otra cosa que ha ayudado a cambiar la percepción es la difusión de programas de televisión, los realitys que salen en tele de paga, en los que se muestra el glamour del tatuaje. La verdad eso nos ha ayudado mucho a, para tener un mayor mercado de trabajo”, explica Mr. Ego.

El hombre que es padre de familia y tatuador profesional desde hace once años, asegura que ahora portar un tatuaje no representa un problema, como lo significó décadas atrás.

“Cuando me hice el primero y mi papá se enteró, intentó borrármelo con piedra pómex, se enfadó tanto porque no lo logró, pero ahora ya se ve normal, es una pieza más en la piel. Mis papás están orgullosos de que vivo de esto”.

Otro aspecto a valorar en cuanto a la aceptación de los tatuajes es la zona en la que se encuentren, asegura Ruth, quien destaca que en las orillas del extinto Distrito Federal se está abriendo espacio a las nuevas expresiones visuales, pues en la capital ya existe una apertura para ello.

La pareja decidió mudarse a Naucalpan para acaparar un terreno fértil en cuanto a los tatuajes, pues aseguran que como todas las manifestaciones, el tatuaje no está exento de la centralización de la ciudad.

“Cuando trabajé en ciudades grandes me estresé bastante. Eso me orilló a irme a un lugar más tranquilo, más relax, aparte Naucalpan es muy familiar, me la paso mucho tiempo con mis hijas”, asegura Mr. Ego.

naucalpan

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *