Una maravilla de mujer

Por Jesús Cahavarría

@jchavarria_cine

Tan Hermosa como Afrodita, tan sabia como Atena, con la velocidad del Mercurio y la fuerza de Hércules: es conocida como Wonder Woman, pero en realidad nadie sabe quién es, o de dónde viene.” Así presentaban en All Star No.8, allá por diciembre de 1941, a quien junto con Batman y Superman integra la célebre Trinidad sobre la que se sustenta el más tradicional de los universos de superhéroes, el de DC Cómics.

Fue un psicólogo estadounidense —William Moulton Marston–, el responsable de entregar al mundo a quien originalmente iba a llamarse Suprema, pero terminó siendo Wonder Woman (La Mujer Maravilla). Es por eso que no debe extrañarnos la complejidad e implicaciones de este personaje, basado en la mitología griega, fiel reflejo de la época de la Segunda Guerra Mundial y poderoso represéntate de un feminismo en ciernes.

No es gratuito que siendo su creador un fiel creyente de que, por naturaleza, las mujeres son más honestas que los hombres, además de ser precursor del polígrafo moderno –aparato detector de mentiras–, le diera como una de sus herramientas distintivas: el famoso lazo mágico –forjado por Hefesto–, que obliga a decir la verdad a los criminales. Un detalle que por cierto redundó en un curioso juego de fetiches, muy incómodo para los 40.

Se volvió usual ver en las portadas e interiores del cómic, a mujeres atadas y en posiciones más que sugerentes, al grado que el presidente de All American Comics, pidió que se redujera este tipo de contenido. Pero eso es solo parte del mito alrededor de la princesa amazona proveniente de la isla de Themyscira, que ha enfrentado a toda clase de supervillanos, como al mismísimo Ares –Dios de la Guerra– y Darkside –despiadado soberano de Apokolips–, amén de relacionarse sentimentalmente con Aquamán y el ultimo hijo de Kriptón.

Ha tenido distintas versiones a través de los años, incluyendo aquella afectada por el lamentable Código del Cómic –producto del libro La Seducción del Inocente, escrito por Frederic Wertham–, que en los 50 le obligó a mostrar su lado más frívolo y ridículo. Una tendencia que todavía hizo eco en producciones animadas de una candidez y simpleza pasmosa, aunque no exenta de cierto encanto, como Los Súper Amigos, transmitida de 1973 a 1986, hoy considerada un clásico.

Sin embargo, su mejor época vino de la mano del guionista e ilustrador George Pérez quien, entre otras sagas, para celebrar los primeros 50 años de la Amazona, entregó War of Gods, un épico y fascinante encuentro entre la Liga de la Justica con los Dioses del Olimpo. Mención aparte merece que tuvo una las más recordadas adaptaciones de un superhéroe a Live Action, la serie de TV protagonizada por Linda Carter, quien de paso se convirtió en uno de los símbolos sexuales de los 70.

Linda Carter, protagonista de la serie Wonder Woman

En diciembre, Diana Prince –el alias para abultar su identidad de superheroina– cumplió tres cuartos de siglo y vive uno de sus mejores momentos en el mundo de las viñetas, gracias al trabajo del guionista Greg Rucka y los ilustradores Matthew Clark y Liam Sharp, equipo que ha logrado retomar con una visión fresca, los rasgos que le definieron en sus orígenes, para la nueva iniciativa de DC cómics titulada Rebirth.

A la par, es inminente la llegada de su película en solitario, producción que tiene la consigna de enderezar el barco fílmico para dicha editorial y los estudios Warner que, pese a la taquilla, sigue hundiéndose en cuanto a crítica, después de la fallida Escuadrón Suicida y la decepcionante Batman VS Superman.

Las expectativas son altas, luego de que en esta última, el único momento que alcanzó los niveles épicos necesarios, fue precisamente en la aparición de Gal Gadot, quien disipó todas las dudas generadas cuando se dio a conocer que sería la nueva encargada de portar el lazo y los brazaletes, demostrando que podía encarnar la conjunción única de fuerza y belleza, propia de la legendaria Wonder Woman, que apenas está por comenzar su gran fiesta.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *