Un transgresor llamado Little Richard

Anabel Clemente
@Ana_cletre

Transgresor de las barreras raciales, innovador de la música de los 50 y creador de una imagen revolucionaria, Richard Wayne Penniman, mundialmente conocido como Little Richard, murió a los 87 años.

“Cuando empecé en el show bussines no existía nada parecido al rock and roll. Cuando lancé Tutti Frutti es cuando el rock empezó a golpear”

En una entrevista a la revista Rolling Stone en 2013, al anunciar su retirada de los escenarios, el pionero del Rock and Roll su importancia para la historia reside en que el rock and roll comenzó cuando lanzó su mítico clásico Tutti Frutti, cuando surgió la frase “A-wop-bop-a-loo-bop-a-wop-bam-boom”.

Richard Wayne Penniman nació el 5 de diciembre de 1932 en Macon, Georgia, Estados Unidos, fue el segundo de los 12 hijos de un matrimonio donde el padre trabajaba en una destiladora ilegal de whisky.

La personalidad de sus padres fue trascendental para la personalidad transgresora y creativa de quien después se denominaría Little Richard. Su padre estricto y violento lo orilló a refugiarse en la música góspel de las iglesias. En contraste, su madre fue quien lo ayudó a aprender a tocar el piano.

A los 13 años Ricard escandalizó a su padre por sus movimientos al bailar, lo acusó de ser homosexual y lo corrió de su casa.

Al liberarse de la opresión familiar, se dedicó a cantar en bares Y esquinas para ganarse la vida hasta que una pareja blanca, Ann y Johnny Johnson, dueña del club Tick Tock, lo adoptó para impulsar su carrera como cantante.

Con 15 años decidió utilizar un nombre artístico, Little Richard, con el que se presentaba en distintos clubes y bares hasta que consiguió su primer contrato con la disquera RCA, en 1951 y también explotó su cuerpo para convertirse en un showman: tocaba el piano mientras bailaba frenéticamente.

Su suerte cambió en 1956 con el impacto que generó Tutti Frutti, una canción que originalmente hacia referencia a un homosexual fue modificada para que el ritmo predominara sobre las letras divertidas. Además surgía también una imagen transgresora para los 50: un hombre negro peinado de copete que se delineaba los ojos y mantenía un bigote delgado.

Para 1957 Richard había vendido un millón de copias de Tutti Frutti y comenzó otro impactó: el primer solo de guitarra en Whole lotta shakin’ goin’ on.

Después siguieron otros discos con resultados millonarios, que incluían éxitos como “Good Golly Miss Molly”, “Long Tall Sally o “Lucille”.

Así Little Richard se convirtió, junto a Chuck Berry y Jerry Lee Lewis, en padre del rock and roll.

Este mote lo defendió en 2005 en una entrevista: “fuimos nosotros, la gente negra, los que creamos el rock and roll. Elvis era increíble, pero él no fue un creador. No quiero decir con eso que fuera peor, pero los auténticos creadores del rock and roll fueron negros”.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *