Un clásico que devolvió al cine la banda sonora

Por Lizeth Gómez De Anda

@LaMagaGomez

Desde que nació fue un clásico, Richard Wagner y su Anillo del nibelungo fue una de las influencias para que John Williams creara la banda sonora más exitosa y más vendida de la historia: Star Wars.

De acuerdo con José Antonio Valdés, subdirector de Información y Proyectos Especiales de la Cineteca Nacional, Williams aceptó el reto de romper con la tendencia de la música en los años 70, relacionada con sintetizadores.

“Regresó al modo clásico de hacer grandes partituras para cine y rompió con los cánones que se venía haciendo de música electrónica. Williams crea una banda sonora seria para un género que tenía poco de serio, que había caído en lo pueril”, comenta Valdés en entrevista con Deambulario.

Al igual que Wagner usó el leit motiv –concibió un tema específico para cada personaje importante o grupo de personajes— para crear momentos que se quedaron en la memoria colectiva de los cinéfilos. “Hizo una ópera espa- cial donde hay muchos personajes, la lucha del bien y del mal, las batallas y grandes ejércitos”, agrega el experto en cine.

La cinta no sólo supuso un éxito taquillero por la historia, sino que su banda sonora cambió la visión de Hollywood y la mercadotecnia al convertir a la música en un objeto de deseo. “Lo que la gente estaba comprando con la banda sonora era una partitura seria y esto sienta un precedente importante, porque se empieza a comercializar de forma más abierta”, explica José Antonio Valdés.

Incluso, en 2014, un video viral reconoció el trabajo del compositor. Sin las fanfarrias y los bombos, la escena final de la cinta de 1977, La guerra de las galaxias: Episodio IV, Una nueva esperanza, en una secuencia que resulta incómoda y ridícula en algunos momentos.

 

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *