¿Tú de qué lado estás? Civil War

Por Jesús Chavarría
@jchavarria_cine

Esta es sin duda la más popular y exitosa de las macro sagas Marvel —publicada en 2006—, a pesar de que la premisa principal —el registro y control de los meta humanos— ya había sido utilizada y sigue siendo el conflicto principal de muchas de las historias relacionadas con los mutantes, tanto en los cómics como en el cine. Sin embargo, es la manera en que esto afecta a los personajes implicados, lo que la hizo tan popular y hoy la vuelve tan interesante e ideal para llegar a la pantalla grande.

Y es que no sólo se trata de un pretexto para poner frente a frente a los superhéroes, sino una forma de trastocar sus personalidades. Tal es el caso de Steve Rogers,el Capitán América, icono del nacionalismo estadounidense y cuyos poderes provienen de un experimento realizado por el ejército aliado durante la Segunda Guerra Mundial, quien decide oponerse a las políticas de su gobierno —algo que ya había sucedido antes en algunas sagas, pero nunca de una manera tan abierta—, al formar y liderar al grupo subversivo.

De igual manera ocurre con Tony Stark, Iron Man, quien siempre se ha caracterizado por actuar al margen de la legalidad, respaldado por su poder económico y el estatus que tiene gracias a su compañía dentro del sector privado. Pero en esta ocasión el magnate se convierte en un impulsor, defensor y ejecutor de la nueva ley de registro de súperhumanos.

Es una lástima que otro de los rasgos principales de la historia original, el que se refiere al efecto y la manipulación mediática, no vaya a ser abordado por completo, debido a que el hecho de que ahí el detonador es la irresponsabilidad de un grupo de superhéroes que participaban en un reality show y tiene como consecuencia la transmisión en televisión en vivo de la muerte de 600 personas, lo cual no encaja del todo en el tono ligero del
universo fílmico que han venido construyendo. Bueno, al menos el de la pantalla grande, pues la serie de Daredevil y su violento concepto, rompen con la línea tomada en la pantalla grande.

Como sea, además de lo antes mencionado, uno de los principales aciertos de Capitán América: Civil War en los cómics, fue la participación de guionistas acostumbrados a escarbar en temáticas adultas, como Mark Millar
Kick Ass— y Warren Ellis —Trees, The Authority—. En ese sentido, la apuesta para el cine también parece segura, pues los encargados de la dirección son los Hermanos Russo, responsables, ni más ni menos, que de la
mejor película de la Fase 1 y 2 de Marvel: Capitán América Winter Soldier, segunda entrega de la saga del personaje, que resulta ser un explosivo y envolvente thriller político, con un excelente desarrollo del ritmo y los puntos de tensión.

Por supuesto, algo que esta película también tiene a su favor, es el hecho de contar con un muy bien establecido universo cinematográfico, con reglas claras y líneas argumentales alternas que mantienen el interés de los espectadores. A esto se suma la continuidad que le da a los actores que se han encargado de interpretar a estas superhéroes —Chris Evans, Robert Downey Jr, entre otros—, quienes están plenamente identificados con el público.

PLAN MAESTRO DE MARVEL

Contando con un presupuesto de más de 300 millones de dólares, Capitán America: Civil War fue filmada en Boston, Puerto Rico y Berlín, la que se da inicio a la fase 3 del que desde hace mucho tiempo denominé como “el plan maestro de Marvel para apoderarse del cine”, y que hasta ahora le esfunciona muy bien.

Por si fuera poco también tiene el extra de que presentará al nuevo Spiderman, en su regreso a las manos de Disney —luego de que su licencia perteneciera en exclusiva a Sony y que ahora la esta compartiendo—, en un intento
de hacer mucho más rentable la franquicia del arácnido en solitario, misma que en breve dará inicio.

Así pues, por donde se le vea, Capitán América Civil War resulta de lo más atractivo del cine veraniego de este año, y tiene todos los elementos necesarios para corresponder a las expectativas que despertó desde que se
anunció el inicio del rodaje. Aunque habrá que esperar, pues el evidente desgaste de la fórmula del cine de superhéroes, y el convencionalismo —heredado por John Favreu y su Iron Man, la iniciadora de todo—, aún pueden dar al traste con todo el asunto. Y no podemos olvidar que la revalidad con el universo fílmico de DC Cómics está
presente, ejerciendo una mayor presión en cuanto al resultado.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *