Tláhuac, las raíces que perduran

Por Sugey Cruz

@Zudelirio

En el marco de la celebración de las fiestas patronales de Tláhuac, la localidad se viste de gala para rescatar sus raíces y preservar su cultura a través de un recorrido en trajinera por el Lago de los Reyes Aztecas, al santo patrono San Pedro Apóstol.

Con un sol radiante al oriente de la cuidad, los cohetes se dejaron escuchar y las campanas de la parroquia de San Pedro Tláhuac anunciaban las vísperas de la gran festividad, costumbre tan ancestral, como el pueblo mismo.

Tláhuac se ubica al oriente de la cuidad y a pesar del crecimiento de la urbe y la modernidad, se aferra a sus tradiciones, costumbres y raíces, para mostrarlas con orgullo al mundo entero.

Cuitláhuac, como era conocida la zona en la época  del Horizonte Posclásico, fue una localidad dedicada a la siembra a través del sistema de trajineras, medio que llevo a los habitantes de la zona a convertirse en los principales proveedores de maíz para la gran Tenochtitlan. En aquellos años, Amímitl, era la deidad encargada de proteger los lagos y pescadores, además de apaciguar tempestades. Tras el proceso de conquista, el patrono de la zona se transformó en San Pedro Apóstol, también conocido como el pescador de hombres.

****

El reloj marca las 18 horas, el sonido de la tambora retumba con fuerza, anuncian el inicio de los festejos. El santo patrono arriba en medio de aplausos y porras, así recorre las calles hasta el lago de los Reyes Aztecas, el lugar más emblemático de la localidad. En el punto lo esperan los canoeros con una trajinera repleta de verduras, producto de sus cosechas, y que entregan a amanera de ofrenda.

San Pedro Apóstol es el encargado de recorrer los alrededores del lago para bendecir la zona que en la antigüedad alcanzó su esplendor gracias a la cosecha en trajinera. Se trata de un trayecto tranquilo, durante el cual se puede disfrutar de la vegetación y la fauna de la zona. Antes de la puesta del sol, el pescador de hombres llega a su altar, ubicado en una pequeña isla. Los asistentes disfrutan con la degustación de esquites, mientras los cohetes suenan con fuerza por la alegría de los lugareños de poder celebrar un año más al santo patrono.

Con pirotecnia se anuncia el arribo del celebrado patrono. Al caer la noche, las trajineras se colocan a la orilla del lago para que sus tripulantes disfruten el espectáculo de luces, y una rica cena.

 

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *