Teatro, danza y pasarelas, el toque de la ruta de Día de Muertos

Desde tiempos prehispánicos ofrendas, calaveras –de azúcar, chocolate o amaranto– , flores de cempasúchil y un ligero perfume a incienso inundan, a partir de octubre, gran parte del país. Y es que los que son creyentes, o quienes no lo son tanto, se unen a la celebración del Día de Muertos, un ritual que honra la vida de los ancestros.

Pero la fiesta que realizan cada año las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca, y que inicia este fin de semana, también es una fiel demostración de las tradiciones y riquezas culinarias de cada estado, una ruta de fiesta y sazón.

Para el día de Muertos la Ciudad de México ofrece, desde hace 18 años, su tradicional Mega Ofrenda creada por estudiantes de las diferentes facultades de Ciudad Universitaria. Este año su diseño está dedicado a conmemorar los 200 años del fallecimiento de José María Morelos y Pavón.

Dando su toque personal, las artes escénicas se unen también a la fiesta de los Fieles difuntos, pues en Xochimilco –además del recorrido nocturno, el concurso de disfraces y los altares del Museo Dolores Olmedo— se realizan representaciones teatrales sobre la leyenda La Llorona.

Pero si de honrar a los difuntos se trata, el barrio mágico Mixquic, también en el DF, es la mejor opción. Ahí las tumbas del panteón de San Andrés se visten de fiesta y recibe a sus visitantes con muestras gastronómicas, juegos y música.

El Estado de México pone su sello a las fiestas de Día de todos los santos: el Panteón de las Almas en Pena, el parque ecológico Xochitla y el Sendero de las Ánimas –todos muy cerca de Tepotzotlán—se convierten en una pasarela de disfraces mexicanos, a los que se suman las representaciones de danzas y rituales prehispánicos.

Cerca de Distrito Federal se ubica la Huasteca Hidalguense, de la que destacan sus altares decorados con bordados artesanales conocidos como Tenangos. Por su parte, la Huasteca Potosina ofrece otra de las celebraciones imperdibles, que representa la sagrada reunión de los vivos con sus antepasados, también conocida como Xantolo.

De México, Alemania y Canadá llegan los visitantes a San Luis Potosí para apreciar las exposiciones, ofrendas y muestras gastronómicas en la Ruta Xantolo, que abarca los municipios de Aquismón, Axtla de Terrazas, Ciudad Valles, Huehuetlán, San Martín Chalchicuautla, San Vicente Tancuayalab, Tancanhuitz, Tanlajás, Tanquián, Tamazunchale, Tampacán, Tampamolón, Tamuín, y Xilitla

Como buen pueblo purépecha, Pátzcuaro, en Michoacán, conserva su tradición y, además de que sus pisos ser pintan de naranja por el cempasúchil, cada año sus pobladores realizan danzas tradicionales.

Y este año la ruta del Día de Muertos se extiende, pues los colores y bailes de esta tradición mexicana serán conocidas en todo el mundo, aunque al estilo hollywoodense, gracias a las escenas de la nueva película del agente 007, Spectre, que se grabaron en México a principios de año.

Pamela Aguilar

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *