Rusia invade la CDMX con bombas de jabón
La Huasteca seduce a Rusia
Tradición y música rusa invaden Bellas Artes