Montevideo aún guarda las huellas de Benedetti