El tesoro amarillo, a dos hectáreas de extinguirse