También los españoles mejoran los libros en la pantalla
Cuando la película es mejor que el libro