Semana Santa en el Peñón de los Baños

 

Por Sugey Cruz

@zudelirio

Ayer, el cerro Tepetzinco (peñón de los baños) fue testigo de la 142 representación de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Fueron más de 100 personas las que se encargaron de escenificar los pasajes bíblicos más importantes, en la delegación Venustiano Carranza, de la Ciudad de México.

Minutos antes del medio día, un sol majestuoso y la emoción a flor de piel, propios y extraños acompañaron en su travesía a Carlos Valentino, encargado de representar a Jesús por tercera ocasión. Mecánico de profesión, luchador profesional por afición y católico de corazón, Valentino dejó de lado las tuercas, llaves y contra llaves, para dar vida al personaje más emblemático del catolicismo.

El peñón de los baños, una localidad llena de historia y tradiciones, con sus calles como testigos silenciosos del amor que Jesús, a través de Carlos, profesa a la humanidad, entre azotes, empellones, insultos, otorga una lección de vida a sus habitantes.

En la época prehispánica, el cerro Tepetzinco, fue un lugar de recreación y relajación por sus aguas termales, hoy es el escenario principal en donde se lleva a cabo la pasión y muerte de Jesús. Hombres, mujeres y niños, suben hasta su cúspide para ser testigos de las enseñanzas del hijo del hombre.

Un recorrido de casi cuatro horas en las cuales, Jesús de Nazaret es maltratado, golpeado, juzgado, sentenciado y crucificado a lado de dos ladrones, quienes cumplen su condena por las peores fechorías, mientras proclaman al nazareno rey de los judíos. Así sin remordimientos, los romanos, representados por los habitantes de la localidad, azotaron a Jesús, suplican su crucifixión y saborean la dicha de verlo morir en la cruz, mientras María, lloraba a los pies de su hijo.

“No existe el sufrimiento, existe al amor y gratitud hacia los demás” dijo Carlos Valentino, al concluir el evento y mostrarse agradecido con las personas y el grupo Adonai, que le permitieron la dicha de representar a Jesús de Nazaret. Una tradición que ha pasado de generación en generación y que en el Peñón de los baños se vive con amor, fe y devoción.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deambulario

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *