Fallece la escritora Harper Lee

Por Lizeth Gómez De Anda

El canto de Harper Lee se apagó a los 89 años de edad. No fue una escritora prolífica solo tiene dos libros en su haber, publicados con una diferencia de 55 años: Matar a un ruiseñor(1960), que es el gran legado que dejó a la literatura, y Ve y pon un centinela (2015), con la cual lideró las listas de 2015 al vender 1.6 millones de ejemplares. 

Su gran obra maestra, premiada con el Pulitzer, fue llevada al cine un año después de su publicación. La cinta, protagonizada por Gregory Peck, se hizo de tres premios Oscar. Pero tanta fama no pudo ser bien digerida por Lee, pues solo empleada del departamento de reservas de una aerolínea.

Fotograma de la cinta Matar a un ruiseñor

Fotograma de la cinta Matar a un ruiseñor

Jamás me imaginé que tendría algún tipo de éxito con Matar a un ruiseñor”, aceptó en una entrevista realizada por una radiodifusora de Alabama. Entonces la autora había decidido regresar a su pueblo, Monroeville.

La ausencia de más textos suyos en los anaqueles de las librerías hizo que se creara en torno a ella el falso rumor de que había sido Truman Capote, su vecino y amigo de correrías, quien escribió su famosa obra.

“El libro que debes leer no es el que piensa por ti, sino el que te hace pensar”

Lo cierto es que Lee fue pieza clave para que A sangre fría viera la luz, pues fue compañera de Capote en viajes y entrevistas, aunque con los años se distanciaron.

Hija de un editor y propietario de periódicos que se desempeñaba como abogado, Lee estudió leyes en la Universidad de Alabama y luego viajó a Oxford como alumna de intercambio.

Su intención era trabajar el el despacho de su progenitor; no obstante, seis meses antes de terminar sus estudios, decidió irse a Nueva York para seguir su sueño literario. Así, en 1957 entregó su primer manuscrito a la editorial JB Loppincontt Company que le pidió reescribirla tras considerar que eran relatos breves y no una historia concreta.

Tres años después se convirtió en best-seller internacional y fue aclamada por la crítica.

Ve y pon un centinela fue escrita en la década de los 50, pero no se publicó porque la editorial quería una historia de Lee sobre la niñez del personaje principal de su primera novela, la joven Scout.

Así decidió retirarse de las letras y vivió en su pequeño pueblo, respetada y protegida por los residentes de su localidad. Pocas veces concedió entrevistas y gracias a ellas se logró saber su gusto por el golf, la admiración que le tuvo a su padre o la intención de escribir sus memorias.

Pero eso no pasó, el canto quedó suspendido en el aire y su talento en los 4o millones de libros que vendió en todo el mundo.

Lizeth Gomez

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *