Ranma ½, irreverencia animada regresa a México

Regresa con el sello Panini

 

Por Jesús Chavarría

@jchavarria_cine

Este manga que luego habría de convertirse en un anime, fue una de las propuestas más divertidas e inteligentes desarrolladas a finales del siglo pasado, con respecto a las relaciones hombre-mujer, hombre-hombre, y mujer-mujer. Y es que las aventuras del pobre Ranma –que se convierte en chica– y demás personajes en similares circunstancias, no solo fueron un éxito de popularidad, si no que dieron mucho en qué pensar.

Cuando su versión animada llegó a Occidente, fue motivo de acaloradas discusiones con respecto a los valores que podía transmitir a los espectadores más jóvenes, sobre todo por que se le programaba en horarios propios para el público infantil.

Y es que es un hecho que se trata de una producción con un concepto adulto, que de forma desenfadada y divertida trastocaba los roles sexuales convencionales y desarrollaba historias con implicaciones que, según la visión simplista de muchos en su momento, apuntan a la homosexualidad y lesbianismo. Pero más allá de la polémica, Ranma ½ es un concepto trasgresor, que expone la rigidez social y se nutre de algunas fantasías eróticas.

Ranma I/2 fue creado por Rumiko Takahashi en 1988 y sigue los pasos de un adolescente quien, de viaje por la zona encantada de las fosas de Jusenkyo cae en una de ellas, y queda condenado a conviertirse en la última persona o animal que se ahogó en dicho lugar.

De esta forma, cada vez que el joven –quien por cierto entrena artes marciales–, se moja con agua fría, se transforma en una chica –aunque conserva su personalidad original de hombre–, por lo cual tendrá que pasar por una interminable cantidad de situaciones que van de lo obvio a lo insólito: desde tener que escapar a pretendientes enamorados de él cuando está convertido en chica, hasta competir con otros enamorados que quieren seducir a su futura esposa.

Pero el asunto no termina aquí, ya que pese a tratarse de una condición que él detesta, el poder convertirse en una mujer, le resulta muy conveniente para acercarse a Akane, una poco femenina jovencita con la que está comprometido y además muestra cierta aversión hacia el sexo masculino; algo que eleva la tensión sexual entre ambos, sobre todo cuando él está convertido en mujer, incluyendo aquellas veces en que el pierde la conciencia de que originalmente es hombre, y asume su nuevo rol como el verdadero.

Por si lo anterior no fuera suficiente, hay un grupo de chicas que mueren por tener al sufrido Ranma para ellas, junto con otros personajes que igual cayeron en las fosas mágicas de Jusenkyo, y por lo mismo también se transforman.

Tal es el caso de Genma Saotome, papá de Ranma quien se convierte en un panda; Ryoga Hibiki, que se transforma en P-Chan, el cerdito mascota de Akane, de quien está enamorado -algo muy sugerente, por cierto- y Shampoo, que se convierte en un gato.

Mención aparte merece la aparición de otros dos sujetos bastante llamativos: el maestro Happosai, un anciano obsesionado con coleccionar sostenes de mujer; un gato mágico gigante que anda en busca de esposa y que, claro, escoge a Akane. En fin, un mosaico depersonalidades que al mezclarse entregan una buena fábrica de insólitas, divertidas y “sugerentes” relaciones.

Así pues, irreverente, ingenioso y con una estupenda manufactura, este manga es un buen ejemplo de cómo acercarse a temas considerados por muchos como “escabrosos”, sin caer en lo burdo o en la literalidad.

Atributos que se mantuvieron en su respectiva adaptación al anime, que a pesar de que fue bastante popular en nuestro país, muy difícilmente volverá a la televisión abierta. Así que bien vale la pena checar su versión impresa, que actualmente está siendo publicada en México por Editorial Panini.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *