Pozos, el Pueblo Mágico que un día fue Comala

Aquellas ruinas de haciendas del siglo XIX que resguarda Mineral de Pozos, en Guanajuato, se convirtieron una vez en Comala, el pueblo donde Pedro Páramo se casó con Dolores.

Fue este lugar lleno de serenidad el que inspiró a Carlos Velo para filmar Pedro Páramo la historia basada en el libro homónimo de Juan Rulfo, con un guion adaptado por el mismo cineasta en colaboración con Carlos Fuentes y Manuel Barbachano Ponce.

Además, bajo las abandonadas construcciones se esconde un tesoro, pues oro, cobre, cuarzo, plata, se encuentran cubiertos por el océano subterráneo que se apoderó de las minas y que convirtió este lugar en un pueblo fantasma hace dos siglos.

Sin embargo, desde hace tres años Pozos, como es llamado por los pocos habitantes del lugar, resurge con todo y sus ruinas para convertirse en Pueblo Mágico.

Un rincón del país que recibe a sus visitantes con el olor de la lavanda, pues aunque es poco conocido cuenta con grandes campos de esta flor. Quienes viven ahí y caminan a diario por las pequeñas calles empedraras narran a cada persona que llega cómo se han adaptado las viejas casonas en hoteles y boutiques.

Y lo hacen con entusiasmo, pues están felices de poder compartir la historia de este lugar, de cómo “se llamó Ciudad Porfirio Díaz cuando este consideró estas tierras como las más importantes de la minería en Guanajuato” o de cómo se convirtió en un pueblo fantasma. Además de no dudar en ofrecer a quienes llegan un taco de escalones o gusanos de maguey, los platillos de la región.

Con orgullo y una sonrisa de oreja a oreja te describen cada detalle que se ha visto en aquel lugar hasta el día de hoy, te llevan a recorrer algunas de las minas y su pista de ciclismo de montaña (23 kilómetros), una de las más grandes de Latinoamérica.

Este mes el lugar abre sus puertas de nueva cuenta y decora sus rincones con corazones y veladoras para que al igual que Pedro Páramo los turistas creen su propia historia de amor.

Pamela Aguilar

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *