Plácido Domingo, un tenor con sello mexicano

Sólo tenía ocho años cuando Placido Domingo llegó a México para estudiar en la Escuela Nacional de Artes. De este país adoptó sus costumbres y tradiciones, fue esta tierra quien lo vio convertirse en el tenor que es hoy, y a la que él llama su segunda patria.

Hace 55 años, en mayo de 1959, el teatro Degollado de la ciudad de Guadalajara le abrió las puertas para que debutara como barítono en la obra Marina. Este año agradecerá aquella oportunidad con una gala en el Auditorio Nacional.

“Para mi es extraordinario presentarme en todos lados, cualquier función es vital, pero cuando pienso en México, la ciudad donde crecí donde conocí la zarzuela y recibí mis primeras lecciones de ópera en Bellas Artes, me genera un gran entusiasmo y un sentimiento especial. El público mexicano siempre me ha tratado extraordinario y siempre le estoy agradecido”, comentó en videoconferencia el actual director de la ópera de Tosca de Giacamo Puccini en el Metropolitan Opera House de Nueva York.

El tenor que está por cumplir tres mil 800 funciones como tenor y 600 como director alrededor del mundo, además de 700 actos como cantante y 100 como director en el MET de Nueva York compartirá escenario el próximo 10 de noviembre con la Orquesta Sinfónica de Minería, la cual estará dirigida en esta ocasión por Eugene Kohn.

Además cantará a dueto con su hijo y con la ganadora de la competencia Operalia 2008, fundada por Domingo, la soprano mexicana Maria Katzarava.

 

Pamela Aguilar

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *