Olvídate de “zona íntima”, llamemos vulva a la vulva

Por Anabel Clemente
Fotos: Miguel Ulloa

Las mujeres hemos salido a la esfera pública, votamos, nos apropiamos de nuestro cuerpo… pero aún tenemos pendientes por conquistar, como el no temer llamar vulva a la vulva.

“La anatomía siempre ha sido algo invisible, no se habla, no se nombra; tanto es así que todavía se sigue llamando vagina a la vulva, porque la vagina es la parte para la penetración, pareciera que la sexualidad de la mujer sigue basada en reproducción”, cuenta Celeste Campos a Deambulario.

La sexóloga explica que al no nombrar la vulva se hace invisible el goce, el placer de las mujeres, “de alguna manera se está invalidando su existencia”.

Por lo anterior debemos tener clara la anatomía de la vulva: está compuesta por labios mayores, menores, la entrada hacia la vagina, el orificio uretral, capuchón de clítoris y el glande del mismo.

Además debemos tener claro “que la vulva normalmente va a tener vellos, sobre todo en los labios mayores, que la vulva es de distinta coloración, o sea no son blanquitas, claritas; es normal que tengan vello, diferente coloración, labios diferentes, a veces los labios menores pueden llegar a ser más largos que los mayores, y que hay tantas vulvas como personas que existimos en el mundo”, añade la terapeuta sexual.

Una vez que dejamos atrás motes como “zona íntima”, “ahí abajo” o “la parte reproductiva” hacemos un cambio en la percepción de nuestro cuerpo “ es un acto hasta revolucionario… cuando nombramos algo le damos un poder de existencia”, añade.

El siguiente paso: el autoerotismo

De acuerdo con la Real Academia Española, la masturbación se define como la “acción o efecto de masturbar”, y masturbar o masturbarse es “estimular los órganos genitales o las zonas erógenas con la mano o por otro medio para proporcionar goce sexual”.

Pero a muchas mujeres aún les cuesta trabajo si quiera nombrar esta acción por la carga negativa o de asco o pudor que lleva la palabra, por esa razón, nombrar esa actividad como autoerotismo implica un enfoque positivo y de mayor exploración.

La masturbación ya está empezando a tener bastante auge, quizá es cuestión de experimentarlo, ahorita con la cuarentena empezó a abrirse más, pero todavía nos quedamos en toquetear, cuando representa una forma de explorar desde sentidos, fantasías… el placer no nada más va a ser a través de los tocamientos o frotamientos”, añade la especialista.

Celeste Campos explica que debemos ampliar el sentido del término masturbación, como el autoerotismo que nos permite explorar las zonas erógenas del cuerpo, así los estímulos visuales, olfativos, de tacto o gusto que explotan el placer.

“El órgano sexual más grande siempre va a ser la piel, puedes llegar a sentir placer hasta en el dedo más chiquito del pie, o en el pelito más gruesito que tengas en la cabeza; la masturbación también tiene que entrar por todos los sentidos, o sea, disfrutar de un aroma, un sonido agradable, la voz de tu pareja, una canción, un sabor… también podemos hacer uso de los recuerdos y las fantasías para poder estimular, la mente es un espacio seguro para experimentar el placer”, afirma.

En contingencia aumenta compra de juguetes sexuales

Una de las premisas de la publicidad es que “el sexo vende” y la cuarentena ha sido el escenario perfecto para comprobarlo, ya que las ventas de juguetes sexuales se han disparado hasta en 280 por ciento, de acuerdo con algunas tiendas de este tipo en el país.

Y no es el único negocio que se ha favorecido del encierro. Pornhub, la página de videos para adultos, reveló que desde que se decretó el confinamiento obligatorio en el país, por la crisis del coronavirus, las visitas al sitio han incrementado 40 por ciento.

Celeste Campos destaca que también ella lo ha comprobado, ya que durante la pandemia ha tenido un aumento en las solicitudes de atención o terapias tanto sexuales como psicológicas, ya que la cuarentena “nos hizo énfasis en la salud emocional y mental”.

El encierro te limita a hacer cosas que antes hacías y a las que dedicabas tiempo, y llevó a más momentos de reflexión; es cuando empezaron a salir más cuestiones que ya estaban ahí pero que por tiempo, o actividades, muchas personas no atendían. Entonces sí han llegado muchas personas que han querido más atención terapéutica, psicológica, como sexológica porque se dio este espacio para decir no me siento bien o creo que es necesario explorarlo”, añade.

Y advierte que “esto apenas comienza” porque los próximos meses las personas buscarán atención emocional para sentirse tranquilas, como un proceso de adaptación después de una crisis. Así que las crisis siempre generan oportunidades para cambiar y transformar actitudes, y en el tema sexual no hay excepción.

Para conocer más sobre sexualidad puedes acercarte a Celeste Campos a través de sus redes sociales.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *