Miradas al borde

Cuando la periferia viste de mujer

eres el largo trayecto que andas,

el cansancio de los ojos del alba,

la pesadez de las horas de traslado.

Cuando la periferia viste de mujer

el tiempo se convierte en un espejo;

en el que el reflejo no cambia

y el fastidio se vuelve costumbre.

Cuando la periferia viste de mujer

escuchas voces agresivas, gruñidos 
          
que con tu andar deslumbras,

y aprendes a ignorar en cada paso.

Cuando la periferia viste de mujer

observas cómo se van las vidas

se alejan en las calles o en las casas

y gritas, pero no te escuchan.

Cuando la periferia viste de mujer

estás en el centro

y al mismo tiempo en la orilla

rodeando la impotencia.

En esa vida siempre al borde

te descubres en quien vive como tú,

ves el mismo esfuerzo en sus ojos y

aprietas su mano, para seguir andando.

Fotos: Miguel Ulloa Maciel
Texto: Anabel Clemente

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *