Mágica vocación

Un artista gótico del Centro Histórico ve en el tatuaje “un recuerdo y un logro, el único arte que vas a llevarte a la tumba”.

Fotos y diseño Miguel Ulloa

Texto Anabel Clemente

En la calle de Francisco I. Madero, casi esquina con Eje Central —donde está un conocido restaurante— un hombre vestido de negro, de cabello descuidado y ojos delineados, invita a los transeúntes a admirar su magia. “Soy el mago Bizarro, Benji The Wolf para los amigos”, dice a los que se acercan.

El hombre tiene 27 años y posee una larga experiencia como ilusionista: “Desde niño me dedico, empecé a ejercerla en el Metro, en la Línea 6, del Rosario a Martín Carrera. Trabajé hace unos años en la Línea 2, puedes checarlo en mi canal Benji The Wolf, o ponen El Mago Bizarro en YouTube y aparece de inmediato”, asegura.

img_1905Mientras habla de su trabajo en el ilusionismo, sus mangas se bajan y dejan al descubierto una serpiente entrelazada, “es un símbolo muy antiguo de la magia que utilizaban los alquimistas, hoy en día es referencia de los médicos, es el símbolo de la medicina porque precisamente Esculapio y otros alquimistas lo usaban para curar, decían las leyendas. Entonces yo como mago lo tomo con el significado de que puedo transformar lo malo en bueno. Y lo malo usarlo a mi favor y viceversa”, explica en entrevista.

Tiene seis tatuajes, principalmente en los brazos, y todos se los hizo en un año, a expensas de sus recursos económicos, pues advierte que es un arte caro. “Era un sueño que tenía desde que era joven, pero por la mentalidad cerrada de mi familia nunca pude hacerlo”, reclama con visible molestia.

Ha invertido cerca de tres mil pesos en dichos accesorios, aunque esa cantidad no incluye los trueques que hizo con algunos tatuadores para conseguirlos. En especial recomienda a uno: “Hay estudios, aquí en Madero, me tatué con el Monster, aparte del arte del tatoo toca el violonchelo, es muy bueno y buen tatuador. Lo recomiendo, y a los del estudio 3507 de aquí, de plaza Madero”.

Benji está orgulloso del estilo de vida que eligió desde que salió de la preparatoria, “la filosofía dark, porque tiene mucho significado, vestir de negro no es simple moda, tiene un fin oculto”, como sus tatuajes. “Soy de la idea de que no te debes hacer un tatuaje a lo pendejo”, afirma y muestra sus brazos a la cámara.

“Hago mis diseños, no me gusta que agarren un dibujo que ya existe, lo calquen y te lo pongan, eso no es el arte. El arte se basa en la obra, en la emoción, los símbolos, los objetivos que están detrás, en eso que salió de tu mente y que otro artista plasmará en tu piel”, concluye Benji de Wolf.

benji-de-wolf

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *