La verdad tras una cruz de oro: Spotlight

Por Mario Valencia

@MarioZala17

La temporada de estrenos con posibilidad de ganar alguno de los grandes premios de la industria, ha comenzado en nuestro país. Con tres meses de retraso, llega la nueva película de Tom McCarthy (siendo su último trabajo la infame cinta protagonizada por Adam Sandler, Zapatero a su zapato), cuyo elenco incluye a grandes figuras como Michael Keaton, Rachel McAdams, Mark Ruffalo, Liev Schreiber, John Slattery y Stanley Tucci. Bajo la premisa de lanzar una fuerte crítica al sistema eclesiástico, Spotlight busca rememorar el cine político que durante la década de 1970 tuvo imponente presencia en las salas. ¿Estará a la altura de aquellos clásicos? De esto va, En primera plana.

Ubicada en 2001, el equipo Spotlight (Keaton, McAdams, Ruffalo, es una sección especial del diario The Boston Globe, cuyos artículos son meticulosamente preparados para desenmascarar trampas gubernamentales o tópicos sociales. Tras la llegada de un nuevo editor (Schreiber), quien se entera de los abusos pederastas cometidos por el padre John Geoghan en los años 90 y que fue absuelto con la ayuda del cardenal Law, le encarga al equipo investigar lo ocurrido. Sus averiguaciones, los llevarán a conocer un terrible secreto que por casi 40 años, ocultó la arquidiócesis de Boston.

Basada en hechos reales, Spotlight es un drama histórico que nos ayuda como público, a conocer un escándalo importante (aunque impune) en la Historia norteamericana. Ahonda en el miedo de que pasaría si una de estas escorias, viviera tranquilamente en tu comunidad, sin mayor remordimiento. Existe un juego de planos en los cuales detrás de cualquier casa, tras de sí se posa una gigantesca Iglesia, siempre al pendiente de su comunidad. Las actuaciones, son el verdadero impulso del filme. Es bueno ver a McAdams en un papel alejado de sus típicas comedias románticas; esfuerzo que por supuesto, ya le valió una nominación al Óscar. Michael Keaton, quien tuvo su regreso triunfal con Birdman, hace gala de todo su talento (¿por qué lo habrán tenido olvidado por más de 10 años?). A esto le añadimos un buen ritmo, humor irónico, testimonios devastadores para formar una gran obra; una especie de revisión moderna al cine setentero de Costa-Gravas. Aún con estas virtudes, hay un punto que es dementado y, tristemente, no es culpa del filme. Se siente un espectro de limitación en cuanto a su juicio contra la Iglesia católica. Cierto es que, no es lo mismo acabar con una sola figura nacional como lo logran Dustin Hoffman y Robert Redford en Todos los hombres del presidente (Alan Pakula, 1976) al poner en evidencia toda la corrupción obra del gabinete de Nixon, que hablar en contra de una institución milenaria cuyo control alcanza cualquier rincón del mundo. Sin embargo, el valor de retomar este relato es plausible y logra que Spotlight, junto a The Big Short, sean las grandes críticas a pilares norteamericanos del 2015.


 

Calificación: 9.0

Lo bueno: tremendas actuaciones, buen montaje, información fundamental.

Lo malo: debilidad en la crítica, partitura repetitiva.

 

Si buscan conocer más sobre el verdadero lado de la Iglesia católica, sería bueno recordar Amén 

(Costa-Gavras, 2002), sobre los nexos entre el Vaticano y el Tercer Reich.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *