La cita

«No hay nada más real, que dos adultos sonriendo en la misma cama»

Por Nastenka

Sus ojos cafés mostraban el ardiente deseo del roce de piel sobre su cuerpo. El andar sensual de sus largas piernas exigía que fueran abiertas con pasión animal. Caminaba dispuesta al encuentro número siete con el hombre que despertó su instinto sexual.

Todo estaba preparado, la tarde perfecta, la hora indicada, el vestuario necesario: una falda negra ajustada que delineaba sus muslos; la blusa roja de encaje que coqueteaba con sus senos libres del yugo del sostén; los tacones negros, que dominaban el camino. Estaba lista. Llegó al punto de encuentro, sacó su labial rojo y el espejo, iluminó sus juveniles labios. Se sentó en la banca de cobre rojo que adornaba la avenida con un oasis central, en el que en medio presumía a una mujer de larga cabellera y cuerpo desnudo que apuntaba con su flecha hacia una nube gris.

La sexy lolita, aún paciente, cruzó las piernas reteniendo el flujo de su vientre liberado con sólo imaginar el cuerpo desnudo de su Adonis, y cruzó también los brazos, para cubrir sus pezones erguidos por la ansiedad de su cita.

El corazón se le aceleró cuando el teléfono, que coquetamente guardó en su blusa, vibró con desesperado rigor. —Está cerca —pensó antes de leer el mensaje y apretó las piernas. Sonriente sacó el comunicador y leyó el texto corto que decía: “perdón, olvidé mi aniversario. Luego te llamo”.

Separó las piernas y guardó el teléfono en la bolsa. Se quedó un rato sentada con los codos recargados en las rodillas; soportando con las manos su rostro que miraba al suelo y escondía sus labios que mordía decepcionada.

Al recibir en la espalda las primeras gotas de lluvia que anunciaba un pronto aguacero, levantó la cara y frente a ella un hombre alto de bronceada piel le ofrecía un lugar bajo su sombrilla. Recuperada, se levantó y la sonrisa volvió; después de todo, no sería la tormenta la que apagara la lujuria que ya tenía preparada.

Ilustración Diana Estefanía Rubio

Ilustración Diana Estefanía Rubio

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *