Historias detrás de la capa

Por Mario Valencia

@MarioZala17

Finalmente veremos a Batman y a Superman, dos de los superhéroes más conocidos en todo el mundo, compartir la pantalla grande. A pesar de que el par tiene más de 70 años de existencia, este duelo marcará un hito que a su vez nos dará el nacimiento de la Liga de la Justicia. Antes de adentrarnos a las entrañas de este filme, conoceremos el origen de los protagonistas que tanto han enamorado a generaciones enteras.

¿POR QUÉ NOS FASCINAN TANTO ESTOS ENMASCARADOS?

La concepción del superhéroe surge por la necesidad del ser humano de ver sus sueños y esperanzas plasmadas en una sola figura mesiánica. Alguien que posea una fuerte conciencia, más una avidez por la justicia. Así se gesta Superman en 1938, de manos del escritor Jerry Siegel y el dibujante Joe Shuster. Nacido en Krypton, es enviado por su padre Jor-El a la Tierra para evitar su muerte ante la inminente destrucción de su planeta natal. Será criado bajo el nombre de Clark Kent por una familia rural de altos valores bajo el ideal norteamericano. Sus primeras cruzadas serían en un contexto gangsteril, pasando por la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría y, más reciente, la Guerra contra el Terrorismo. Sin embargo, en el cine, desde la cinta pasada, Kent busca mostrar un lado más humano para intentar cuajar en la sociedad (¿Superman pidiendo aventón en la carretera?)… aunque será inevitable hacer despliegue de sus poderes.

bats

Mucha gente desdeña a Superman porque prácticamente es Dios, sin alguna cualidad con la que un hombre común pueda identificarse. Literal, su creador tomó elementos de Sansón, Aquiles, Prometeo, Hércules y Moisés para formar la pureza del personaje.

Sus poderes descomunales son la razón por la que Batman decide enfrentarlo en Dawn of Justice. El hombre murciélago cree que los violentos actos de Superman para defender el mundo perjudican más de lo que ayudan. Tan sólo recordemos que en la pelí- cula anterior, Man of Steel, acabó con media Metropolis para terminar con las fuerzas del General Zod. Henry Cavill usa las mallas una vez más en el papel que lo lanzó a la fama.

Del otro lado tenemos a Batman. Nacido en 1939 bajo la pluma de Bob Kane, quien inspirado por las aventuras de El Zorro y Sherlock Holmes, decide crear al enmascarado bajo el símbolo del murciélago, a su vez retomando trazos originales de Da Vinci. Bruce Wayne es la verdadera identidad de este héroe de tinte shakesperiano que cual Hamlet tiene la venganza como móvil inicial para su cruzada contra el crimen. Tras atestiguar el asesinato de sus padres, decide entrenarse por años. A diferencia de Kent, él no posee ningún superpoder. Sus millones de dólares son suficiente para desarrollar un traje, un vehículo y demás armas que pondrán un alto a los malhechores.

El público se identifica con él precisamente por el lado humano que muestra. Ganó un séquito innumerable de seguidores desde la primera adaptación cinematográfica moderna que tuvo en 1989 dirigida por Tim Burton. La serie tuvo una decaída tremenda en los años 90, pero en 2006 Christopher Nolan revivió al personaje con un sobrio Christian Bale como el hombre murciélago.

En esa cinta fue la primera vez que apareció en el Universo extendido de DC bajo la idea de ser un hombre ya entrado en años, cansado y aburrido (de ahí la decisión de adoptar a Ben Affleck para el papel).

UN ALIADO FEMINISTA

wonderwomanLa siguiente integrante de la futura Liga de la Justicia es la Mujer Maravilla, cuyo debut se dio en 1941 gracias al psicólogo William Moulton Marston, inspirado por la inteligencia y deseos de libertad de las sufragistas, más la belleza de las mujeres puestas en las páginas centrales de las publicaciones para caballeros. Ella es una princesa amazona con más de cinco mil años de edad con impresionantes habilidades para el combate. Sus ideales de luchar por la justicia, van aunados a su batalla por la igualdad de género. Mientras no está en su reino, vive bajo la identidad secreta de Diana Prince (muy original), quien ha tenido una serie de empleos que

van desde enfermera de tropas en la Segunda Guerra Mundial, embajadora de la ONU, hasta el más reciente: oficial de inteligencia militar.

Esta es la primera vez que la Mujer Maravilla, ícono del feminismo, aparezca en la pantalla grande interpretada por Gal Gadot (conocida por su papel de Gisele Yashar en la saga Rápido y Furioso). Anteriormente fue la bella Lynda Carter quien en una surrealista serie de los años setenta portaba el Lazo de la Verdad.

Ahora la actriz israelí interpreta a una mujer “con la fuerza de una diosa y el corazón de un humano”, que en Dawn of Justice une energías con Batman y Superman, quienes pondrán a un lado sus diferencias, O para acabar con una fuerza mayor: Doomsday, creación del excéntrico millonario, Lex Luthor.

¿LEX LUTHOR?

doomsday¿Las dos horas y media que dura el filme no era un épico duelo entre dos héroes? No, el archienemigo de Superman debía hacer su aparición para ponerle fin al conflicto entre ambos. Luthor fue concebido en 1940 como este brillante magnate empecinado en acabar con su rival. Considerado el hombre más inteligente del mundo, no posee superpoder alguno. Para combatir a Superman utiliza un traje creado por él mismo con la potencia de cuanto arsenal se le ocurra.

Aquí tenemos la decisión más controversial en cuanto al casting de la película. En un principio se consideró que el gran Bryan Cranston lo interpretará, lo cual parecía un movimiento lógico. Sin embargo, Jesse Eisenberg, de tan solo 32 años, tomó el papel. En los avances no hemos podido ver la intimidante, elegante, carismática y masculina presencia que vimos anteriormente en pantalla con Gene Hackman o Kevin Spacey. En cambio, tenemos al heredero de la familia, Lex Luthor Jr., un chico de aspecto informal, bromista (muy malo, por cierto), quien creará a Doomsday, monstruo kriptoniano capaz de acabar con Superman. Él es la contraparte cómica al lado serio representado por los héroes… cuando debía ser al revés.

lostrescompas

Estos son los cuatro pilares que sostienen Batman vs. Superman: Dawn of Justice. Si lo notan, sus características entre filme y cómic distan mucho entre sí. Esto debido a un innecesario incremento en la tonalidad tan dramática que buscan darle a los personajes. No hay que olvidar que la importancia del cine de superhéroes radica en la emoción, la acción, el entretenimiento… Alguna vez Horacio Villalobos comentó: “el género se está volviendo tan serio, que en poco tiempo van a parecer películas de Tarkovsky con coreografías de Pina Bausch” y me quedó muy grabado. Oscuridad, no significa profundidad. Tan sólo veamos el arrollador éxito de Deadpool o el innegable carisma de los X-Men para saber que la clave del éxito reside en respetar las raíces. ¿Será este el renacimiento de DC que tanto esperábamos o continuará la decepción que nos llevó Man of Steel? Ustedes, como fans, tendrán la última palabra.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *