“Hay que llevar el arte a las calles”

Por Mónica Merino

@Mink_mind

Vasconcelista de hueso colorado, amante de las nuevas tecnologías; defensor y difusor de un Estado con más acercamiento y derecho al arte, el tenor José Luis Duval asegura que Mozart debe salir a las calles .“Un  buen objetivo sería llevar a Mozart a las colonias más humildes para que conozcan al genio y ese genio, cambie esas vidas”, cuenta en entrevista con Deambulario.

En 2013 este artista, junto con la Orquesta Sinfónica del Estado de México, interpretó la Misa réquiem de Mozart, una de las más significativas del compositor que este mes habría cumplido 260 años. Y fue para Duval un reto, ya que “Mozart tiene sus reglas”, explica que le fue difícil porque esa obra tiene dos pinceles diferentes “la comenzó el maestro y fue terminada por un discípulo”, además está hecha para otras voces.

“He cantado areas de tenor aisladas, duetos como en Lá Ci Darem la Mano , pero no es un compositor que yo haya cantado como Verdi o como Puccini (…) porque para cantar Mozart esta, por ejemplo, Javier Camarena o el maestro Araiza, porque debes tener una sutileza que yo no tuve y por eso me tuve que ir a cantar “Turandot” u “Otello”, o cuestiones más pesadas”, cuenta.

Pese a ello, Duval asegura que si tuviera enfrente al creador de la ópera Don Giovanni, si exisitiera esa posibilidad, le preguntaría ¿cómo se inspira?, pues él está seguro que el trabajo provoca la inspiración, pero desearía saber la fórmula que sigió aquel músico austriaco para crear obras que seducen desde que se escuchan por primera vez.

“Fue muy inteligente en escoger los temas, pues en la ópera ese detalle es fundamental, Mozart escogió los temas más importantes de la época, por ejemplo, Don Giovanni o Don Juan fue un tiro (un hit); Las bodas de Fígaro , otro tiro. Pero hay óperas como Sebastian y Sebastiana que no tuvieron el pegue que tuvieron por ejemplo: la Flauta mágica”.

Pero asegura que la influencia y la riqueza de esos temas no se quedaro en el pasado, ahora la música de Mozart tiene lo que en inglés sería “catchy frase”: una melodía pegajosa, (algo que se te queda en el oído, que hace que la repitas y eso es un mérito Mozartiano), que es fácil de digerir, un mérito que tiene el genio austriaco.

De ahí su importancia por llevar su música a nuevos públicos, que no se quede en los recintos. “Soy Vasconcelista de hueso colorado, creo mucho en lo que dijo Don José Vasconcelos: ‘Por mi raza, hablará el espíritu’, en el hecho de que cada uno de los mexicanos tenga acceso a la cultura, a la educación, a las becas (…) no dejar que el mexicano vaya a la ópera o vaya a los museos, no, que los museos y la ópera vayan al mexicano”.

Y asegura que este año de Mozart es un pretexto perfecto para tocar a la población con el arte, él está convencido de que un buen objetivo sería despertar la curiosidad por aprender otros idiomas, pues la principal barrera entre su música y la población mexicana es el idioma, “muchas obras están en alemán o italiano y eso se convierte en una barrera sui generis, pero debemos tener esa visión de llevar el arte, traducirla y despertar el interés por aprender más”.

El tenor, ya dio el primer paso, adelanta en esta entrevista que este año planea llevar la ópera a las colonias que tengan menos recursos y será parte de “la brigada de la alegría”, de lo que después nos hablará, porque es sorpresa.

Deambulario

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *