Fútbol un gol contra el adormecimiento social

Novela anárquica que tiende a utilizar características de la policiaca y la prosa postmoderna; es una alegoría a la intervención de las corporaciones en la vida diaria

Por Tapia Romero

 

Junto con algún grado de desintegración o cambio radical en el orden social nace de las manos de Mariño González, escritor mexicano, Fútbol (Tierra Adentro, Conaculta, 2010). Novela anárquica –en cuanto tratamiento de este tema deportivo- que tiende a utilizar características de la policíaca y la prosa postmoderna para narrar con vitalidad el lado subterráneo, violento y grotesco que reviste a este deporte, así como a sus seguidores.

 

La finalidad es demostrar que detrás de esas banderas multicolores, canticos modernos de guerra, excitación y alegría reside el dominio del sistema como un lugar oscuro, siniestro, donde las leyes de establisment (moda, espectáculos y hasta creencias) son un aspecto concreto pero simulado que gobierna cada talante de vida.

 

Así en este contexto, cobra vida Flores Narval Maturana, protagonista de esta historia que inunda las 146 páginas de este libro sin concesiones a las florituras literarias, pero si a las psicológicas, al demostrar que el único móvil, el más importante, siempre mora, se esconde y permanece oculto en la cabeza del delincuente, pues por mucho que los demás urgen dentro de la mente y atribuyan el caos a la descomposición social, jamás entenderán que la enorme cantidad de imágenes corrosivas se engendraron en la historia individualidad y no colectiva de este actor.

 

A pesar de su recelo hacia lo grupal, Flores tiene que conocer a Fernanda, una típica adolescente marginada por su actitud solitaria, y sufrir un enfrentamiento con una banda de hooligans para entender que la pasividad es un mal que carcome al individuo, pues al pasar del tiempo esa inacción, implosión, irremediablemente terminará por sacudir todo lo que este a su alcance.

 

Pero será el nombre de este libro, Fútbol, únicamente es un gancho publicitario, pues a pesar de meter dentro de la trama un breve –tan breve que se queda corto- bosquejo de la esencia de las barras bravas jamás llega a consolidar la creación del mundo futbolero, de un mundo que vas más allá de la pasión juvenil mal encarnada.

 

Este titulo viene a ser bocanada de aire fresco; pero también es una obra simple y prescindible, pues por mucho que el autor haya luchado por la implementación de una historia novedosa, es evidente el peso de la tradición, pues salta evidentemente en cada una de sus hojas destellos, influencias, de grandes escritores. Mismos que aparecen desde las características nihilistas-existenciales que revisten el perfil de protagonista —algo similar a la esencia del Meursault de Camus, hasta la actitud frenética del ciudadano cansado hasta el hartazgo, semejante a la de “O Cobrador” de Fonseca.

 

Fútbol es una alegoría a las inquietudes actuales sobre las consecuencias y la intervención de las corporaciones en la vida diaria, la descomposición en los gobiernos y la enajenación. Algo que hace preciso recordar aquellas palabras del escritor británico Gilbert Keith Chesterton, las cuales señalan que “en el mundo moderno, la libertad es lo contrario de la realidad; pero es sin embargo su ideal”, un ideal que en manos de Mariño González todavía sigue vivo, aunque en realidad no tenga mucho que ver con el rodar del balón.

 

Fútbol

Editorial: Tierra Adentro, Conaculta

Año: 2010