Fan films, fanáticos en acción o el señor Spock nunca morirá

Por Jesús Chavarría

@jchavarria_cine

Si quieres que algo esté bien hecho, tienes que hacerlo tú mismo. Así es como podría resumirse el principal motor de la existencia de los célebres fan films. Que no son otra cosa que el modo de expresión que lleva al límite el deseo de los fans, por mostrar en una pequeña película —ya sea en duración o en recursos—, su particular visión sobre algún personaje o concepto, generalmente proveniente de los cómics, el manga, la televisión o el propio cine. Se trata de la respuesta de los más “clavados”, quienes no quedaron conformes con la forma en que adaptaron su manga o anime favorito; de los impacientes, quienes ya no pueden esperar a que tal o cual episodio en cómic de algún superhéroe, llegue al cine; o de los seguidores más fieles, quienes ante la cancelación de algún show, deciden darle continuidad por su cuenta.

DE ELVIS A CAPITAN KIRK

Es así como surge Star Trek Phase II —originalmente llamada Star Trek New Voyages— una serie de episodios realizados por “Trekkies” —como se suele denominar a los seguidores de esta franquicia— quienes 34 años después de la cancelación de la serie —allá por 1969—, decidieron hacer realidad las dos temporadas pendientes, contando el resto de la travesía de Spock y la tripulación del Enterprise. Tal iniciativa estuvo y sigue encabezada por James Cawley, quien además se hace cargo de tomar el papel del capitán Kirk y que por cierto, también trabaja en casinos estadounidenses, haciendo shows de Elvis Presley, ni más ni menos. Ocho entregas van a la fecha, transmitidas a través de la web y con la participación de varios profesionales. Y es que, aunque un fan film tiene como principal característica —como su nombre lo indica—, que está hecho por fans, esto no quiere decir que no puedan intervenir guionistas, directores, productores o incluso actores conocidos. Por ejemplo, en esta producción han colaborado George Takei y Walter Koenig —intérpretes de Sulu y Chekov en la serie original—, junto con Majel Barrett y Eugene ‘Rod’ Roddenberry Jr. —viuda e hijo, respectivamente, del creador de Star Trek—.

phase-ii-crew

Claro que todos participan sin ganar un centavo, lo que es otra regla indispensable para la sobrevivencia y progreso de un proyecto de este tipo, y es que mientras los responsables no intenten lucrar con él, los dueños de los derechos sobre la franquicia o personaje en cuestión, no tienen problemas en dejarles hacer realidad su sueño, e incluso les llegan a apadrinar. Tal es el caso de Star Trek Phase II, a la que la CBS-Paramount, no sólo les permite utilizar el nombre de la malograda serie planeada en 1977, sino también los diseños realizados para la misma. Esta producción destaca por el profundo cariño de los involucrados, quienes se han preocupado por mantener en la medida de lo posible, el aspecto visual que tenía la saga en los 60.

En la misma línea están muchos de los fan films de Star Wars, quienes de hecho motivan a sus seguidores a realizarlos. Entre ellas podemos mencionar Troops de 1997, joya de poco más de 10 minutos, que en formato documental, narra el encuentro entre las tropas de imperio, con los pequeños comerciantes Jawas. Otro de los más destacados, es Ryan Vs Dorkman del 2007, dirigido y actuado por Michael Scott y Ryan Wieber, quienes con 5000 dólares y un ingenioso trabajo de musicalización y postproducción, hicieron del encuentro entre dos personajes con ropa de calle, un espectacular combate con sables laser. Pero la relación de la franquicia con este tipo de producciones, es mucho más antigua. Fue en los 70, con el estreno de Star Wars episodio IV: Una nueva esperanza (1977), que se dio el primer gran boom del cine amateur. Fue después de ver la cinta que muchos entusiastas tomaron cámaras caseras y decidieron filmar sus propias interpretaciones de la célebre epopeya espacial.

ENTRE ENCAPOTADOS Y CRIATURAS ESPACIALES

Pero bueno, digamos que los anteriores son casos muy particulares, porque aunque son muy representativas de las producciones realizadas por fans, en muchos casos cuentan con el apoyo y venia de gente involucrada directamente con la franquicia. Sin embargo, existen otras producciones hechas al margen de la continuidad oficial y sin el conocimiento de los creadores y dueños legales de las licencias, quienes se ven sorprendidos por lo que a veces llega a ser más que una decorosa adaptación. Un ejemplo muy claro es Batman Dead End, cortometraje de 8 minutos, filmado por Sandy Collora en el 2003, y que el mismo Kevin Smith —director de Clerks (1994)— definió como el acercamiento más honesto que se ha hecho del Hombre Murciélago, que aquí tiene un encuentro con Depredador y el mismísimo Alien. Destaca el estupendo diseño de las criaturas y el manejo de la iluminación. Con reminiscencias al estilo del Batman Año Uno de Frank Miller y la obra del ilustrador Alex Ross, logra una conveniente congruencia entre cada uno de los universos de los personajes, manteniendo la verosimilitud de su propio concepto. El corto se hizo muy popular, fue proyectado en la Comicon y se está preparando un documental con motivo de su décimo aniversario.

Otras producciones similares que se pueden rastrear son Grayson del 2004, Dirigido por John Fiorella, se trata del tráiler de una inexistente película, que con un llamativo dramatismo camp, plantea la muerte de Batman en medio de un entramado de intrigas con el gobierno, la Liga de la Justicia y el mismo Supermán involucrado.

LA REVANCHA DEL FAN Y ALGUIEN MÁS

Pero quizás una de las cosas más disfrutables de hacer un Fan film, sea el tener la posibilidad de darle replica a los usuales disparates de las grandes productoras y realizadores, que muchas veces suelen tener una muy irrespetuosa forma de acercarse a los personajes más queridos. Así púes, para un pésimo Max Payne producido por la 20th Century Fox, hay un Max Payne: Valhalla, realizado por completo en Madrid, España. Para los dos mediocres filmes de Silent Hill (2006 y 2012), están Silent Hill Anniversary y su continuación, de Jay Ness, que incluso fueron promocionados por un popular e influyente sitio web de videojuegos. Pero la revancha más merecida y lograda de todas, tiene que ver con un personaje de Marvel Comics, The Punisher.

punisher-warzone-cci-poster-full

La historia comienza en 1989, cuando teniendo como protagonista a Dolph Lundgren, llegó al cine una adaptación del popular antihéroe de Marvel. Aunque predecible a más no poder, la cinta termina siendo una decorosa versión tipo serie b. Sobre todo ante la lamentable cinta del 2009, Punisher War Zone, y el pésimo intento previo —del 2004— por parte del limitado y arrogante director Jonathan Hensleigh, que además se atrevió a decir —cuando le hacían referencia a la cinta del 89— “¿Cuánto tarda la gente en olvidar una mala película?”. Pues aún no debe tener la respuesta, porque los fans no han olvidado su bodrio, como tampoco lo hizo quien fuera el protagonista, que decidió redimirse como Punisher para la pantalla. Fue así como salió a la luz en el 2012, Dirty Laundry, un corto realizado por puro amor propio del actor, que volvió a tomar el papel protagónico y se hizo acompañar por el inigualable Ron Pearlman —Hellboy (2004), Hellboy II: The Golden Army (2008)—, bajo la dirección de Phil Joanou. El resultado fue más que sobresaliente, sin demasiados alardes técnicos, logra trasladar la crudeza y desolación urbana propia del personaje, convirtiéndose en la mejor adaptación de las andanzas del mismo. Por supuesto, también se proyectó en la comicon y sigue deambulando por la web.

Esta es la naturaleza de los fan films, la máxima expresión del amor, el ánimo de revancha y la fidelidad de los fans —sean profesionales o no de la industria fílmica— por las aventuras de los personajes que les ha impulsado a echar a volar su mente. Quizás la mejor respuesta ante el inminente estreno de películas criticadas desde su gestación. Tal es el caso de Supermán v Batman: Dawn of Justice, debido a la polémica elección de Ben Affleck para interpretar al encapotado, o peor aún, el reboot de Fantastic Four, que resultó ser una ridícula versión juvenil de los personajes. Así pues, héroes o aventureros de ficción que han sido, o pueden llegar a ser insultados por los grandes estudios, no se preocupen, la venganza de los fans, de un modo u otro, les hará justicia.

 

 

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *