Exposición narra la historia de la medicina

En el museo de la Antigua Escuela de Medicina se exhibe Cuerpo fragmentado y Embriología, un paseo por la composición del cuerpo; en ese edificio se suicidó el poeta Manuel Acuña

 

Por Anabel Clemente Trejo

 

Un cadáver con lágrimas en el rostro se encontró en el aula 13, “con un acre olor a almendras amargas”. Era el poeta Manuel Acuña, que por amor dejó de existir gracias al cianuro. El escenario: la entonces Escuela de Medicina; el año: 1873.

El recinto ubicado en el barrio de Santo Domingo, en el Centro Histórico, recuerda el suicidio del romántico que en ese entonces estudiaba para convertirse en médico; además, cuenta otras historias: ese edificio también fue la sede del Santo Oficio en la primera mitad del siglo XVIII.

Ahora, tiene para los visitantes ocho salas de exhibición. Muestra los inicios de la medicina en México, desde la época prehispánica con las muestras de herbolaria y piezas corporales con evidencias de tratamientos médicos; el periodo colonial con la propagación de epidemias: viruela, sarampión, varicela; y, por supuesto, los cuerpos fragmentados. La narración histórica va del siglo XVI hasta el XX.

Instrumentos médicos y libros de científicos como Don Carlos de Sigüenza y Góngora, Don Juan de Brizuela, Don Juan de Barrios y Don Juan de Gomara, son parte de las piezas expuestas.

 

De la piel a los huesos.

 

Un corazón, un cerebro, un estómago, el rostro sin piel… entrar a lo profundo del cuerpo, ver los colores y las texturas del ser humano se puede en la exposición Cuerpo fragmentado.

Se trata de una de las exposiciones en el Palacio de la Antigua Escuela de Medicina. Ahí el cadáver de una mujer conservado con la técnica de plastinación muestra la posición de cada órgano en el cuerpo humano.

Leonardo Da Vinci estudió la anatomía durante el periodo conocido como el renacimiento; sus dibujos sirvieron a la medicina moderna para crear las bases del estudio del cuerpo. Esa información es parte de Cuerpo fragmentado.

Otorrinolaringología, oftalmología, dermatología, cirugía… son las salas que completan el edificio, pero hay uno especial: embriología. Ahí el proceso de gestación se explica y muestra con embriones y fetos que han servido de estudio a los científicos.

Si bien Manuel Acuña murió de amor, al recorrer lo que fue la escuela de médicos como Ignacio Chávez, Alejandro Celis, Salvador Subirán, Gonzalo Castañeda, Manuel Gea González, Gastón Melo, Manuel Martínez Báez, Ismael Cosío Villegas, Federico Gómez y Raúl Fourinier, se puede descubrir cómo quedó el cuerpo del poeta después de tragar el cianuro.

Para conocer las instalaciones del museo situado en la calle de Brasil, número 33, esquina con Venezuela, en el Centro Histórico, sólo se necesita una identificación. La entrada es gratuita, de lunes a domingo de 9:00 a 18:00 horas. Y si el cansancio no los invade, también pueden visitar el Museo de la Inquisición, en el patio trasero del edificio, el costo es de 30 pesos por persona.

 

Datos

Leonardo Da Vinci estudió la anatomía durante el periodo conocido como el renacimiento; sus dibujos sirvieron a la medicina moderna para crear las bases del estudio del cuerpo