En Brasil, se encierra la historia de los Brennand de Pernambuco

Francisco y Ricardo, hermanos que hicieron su trayectoria en el estado de Pernambuco, revolucionaron el paisaje y el patrimonio artístico y arquitectónico de la ciudad de Recife

Por Hélio Rocha

Fotos: Instituto Francisco Brennand

En seis meses Brasil perdió dos de sus principales artistas, el primero en diciembre de 2019 y el último ahora, día 25 de abril, víctima de la COVID-19.

Francisco Brennand y Ricardo Brennand, hermanos que hicieron su trayectoria en el estado de Pernambuco, revolucionaron el paisaje y el patrimonio artístico y arquitectónico de la ciudad de Recife, su capital.

Desde los años 50, Francisco fue autor y Ricardo gestor de sitios artísticos como el Castillo Brennand y la Oficina Cerámica y el Parque de las Esculturas, las dos llamadas Hermanos Brennand.

Apasionado por mitología griega, romana y además por la história y la cultura de su región de Brasil, el nordeste, Francisco era el artista, haciendo trabajos como pintor y escultor.

Castillo Brennand

En su atelier, en donde funciona el museo desde 1971 con el nombre de Oficina Cerámica, se cuentan más de 2 mil obras, entre esculturas, murales, paneles, pinturas, dibujos y objetos cerámicos, la mayor parte con el tema del origen de la vida y bajo la inspiración de la mitología greco-romana y la fauna, flora e historia brasileña.

Se destacan la Fuente de la Venus Secuestrada, que tiene alrededor los Soldados de la Fuente, todos desarrollados en cerámica local y estética nordestina.

Aunque sea la diosa del amor, la Venus de Brennand se proyecta de forma fálica de un lago al centro del jardín central de la construcción, lo que, según el autor, son “todas las indicaciones de una diosa de la fecundidad, que rechaza vivir en un mundo en donde el amor y la reproducción perdieron su sentido verdadero. Por esa razón, su ‘voluntario secuestro’”.

Venus

En el interior del museo, cuadros y esculturas ocupan una extensión de 15 kilómetros cuadrados.

Más reciente, el Parque de las Esculturas fue inaugurado en el año 2000. La ciudad de Recife, patrimonio natural del Atlántico, es cercada de murallas de piedras oceánicas que forman lo que se llaman de arrecifes.

A lo largo de sus playas se ve las sombras de las murallas distantes, lo que hace un horizonte único. Por eso, el gobernador pernambucano Miguel Arraes tuvo la idea de hacer un parque con las esculturas de Brennand en los arrecifes, en donde se puede apreciar su trabajo, y además mirar a al paisaje y arquitectura de Recife.

Es una de las ciudades mas bellas de Brasil, un tanto desconocida por los extranjeros, dado que los medios brasileños sólo exportan Río de Janeiro para el mundo. La principal atracción artística es la Torre de Cristal, hecha de argila y bronce, con 32 metros de altura.

Ya el Castillo Brennand fue administrado por Ricardo, en una construcción fortificada del tiempo de ocupación holandesa en Brasil, y contiene una colección de objetos históricos de los ejércitos brasileño y holandés en el siglo XVIII, además de cuadros, esculturas, tapicería, mapas y otros objetos comprados por Ricardo a lo largo de su vida. Pero ahí se destaca la arquitectura, único ejemplo de fortificación moderna en estilo germánico de América Latina.

Se pierde a los artistas, pero se mantienen las obras y espacios culturales, que, tan pronto como se termine la pandemia, se quedan como alternativa brasileña a la conocida ruta turística Río-São Paulo, que no presenta a sus visitantes solamente sus increíbles playas, aunque sea indispensable visitarlas.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *