El transporte en la CDMX, un viaje para encoger el cuerpo

Fotos cortesía INAH

La “discriminación invisible” hacia los usuarios del transporte público en la zona metropolitana, que padecen a diario empujones, robo, acoso y hacinamiento, es el tema que aborda el etnólogo y antropólogo social José Iñigo Aguilar Medina en el libro Encoger el cuerpo. La tarea cotidiana de transportarse en la urbe.

El especialista analiza cómo viaja la población citadina y la manera en que ha aceptado como “algo natural” la violación cotidiana de su integridad física, psicológica y proxémica (empleo que hace el hombre del espacio que mantiene entre sí y sus semejantes). “Es un problema grave que atenta contra los derechos humanos y la salud pública”, señala el autor.

El libro, editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dentro de la Colección Interdisciplina, Serie Fundamentos, será presentado el 18 de febrero en la XXXVII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (Auditorio Cinco, 17:00 horas).

Encoger el cuerpo. La tarea cotidiana de transportarse en la urbe.

Encoger el cuerpo. La tarea cotidiana de transportarse en la urbe.

José Iñigo Aguilar empleó cuestionarios para conocer la opinión de los usuarios del transporte colectivo que ofrece el Estado o instituciones privadas, y que recorre rutas preestablecidas.

Dichos reportes arrojaron que en el año 2010, los viajes en vehículos destinados al transporte colectivo ocuparon 72.5%: 45.2% en microbús y camión; 14% en Sistema de Transporte Colectivo Metro; 10.1% en autobuses de la RTP (Red de Transporte de Pasajeros del Distrito Federal); 1.3% en Tren Ligero y Trolebús (Servicio de Transporte Eléctrico del Distrito Federal); 1.7% en Metrobús y 0.2% en Tren Suburbano.

En tanto el traslado en vehículos particulares representó el 27.5%: 20.3% en automóvil, 6.2% en taxi y 1.0% en bicicleta.

Agrega que el modelo de desarrollo de transporte urbano no esté pensado en primera instancia para las personas. Ejemplo de ello son las llamadas “peseras”, que la población utiliza por ser el transporte más rápido pero no el más cómodo, toda vez que su diseño interior responde a dar cabida al mayor número de pasajeros.

Otro elemento que destaca José Iñigo Aguilar, es la postura encogida que adoptan de inmediato los usuarios del transporte público al viajar hacinados, lo que provoca en ellos estrés crónico y producción de cortisol (hormona que se libera en respuesta al encogimiento defensivo del cuerpo) por la incertidumbre sobre lo que puede suceder en el trayecto (empujones, robo, acoso, hacinamiento, etc.).

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *