El precio de olvidar: la reflexión de Kazuo Ishiguro

Por Helio Rocha
Foto: reproducción

¿Que precio nos gustaría pagar por una sociedad sin odios ni traumas? ¿Preferirías vivir una existencia que borrara los malos recuerdos, aunque implique olvidar también lo que se hizo bien?

En un mundo en donde el odio y la opresión son parte de las vidas de las personas, seguro habrá quien lo haría de buena gana. Incluso a los órganos y autoridades públicas les pareceria bueno,  sería mas eficaz el control de la vida de las personas.

Sobre eso trata el escritor nipo-británico Kazuo Ishiguro en su obra más importante, El gigante enterrado, novela en la cual el autor busca en la tradición de la literatura de caballería el ambiente para desarrollar su idea, proponiendo una discusión sobre la actualidad.

En la história, situada en la Gran Bretaña medieval, pocos años después de la muerte del Rey Arturo, una pareja de abuelos vive bajo nieblas que les impiden recordar. Y así, pierden la memoria de su hijo, de quien solo saben que tuvieron y que les dejó hace muchos años. Con hambre y en abandono por los demás moradores del pueblo, los dos salen de viaje por las llanuras, pantanos y colinas británicas para encontrar al hijo desaparecido, con la única pista de que había partido del litoral para otra isla.

En un trayecto lleno de discuciones acerca del preconcepto del amor, del conflicto con el pasado y del miedo del futuro, los dos encuentran a diferentes guerreros, como a un sajón valiente llamado Winstan y el caballero Sir Gawain de la Mesa Redonda de Arturo, aún herido por la guerra recién terminada contra los sajones. Los dos tienen su búsqueda particular, uno contra otro, por un dragón que se queda dormido en algun lugar de la Bretaña.

De las grandes sagas de héroes y ejércitos, Ishiguro transforma la novela de caballería en una melancólica narrativa de personajes aislados y perdidos en el mundo, buscando reconorcerse sin lograrlo, quizá por las nieblas, quizá por sí mismos.

Una allegoría para nuestros días; mientras avanza la narrativa y encuentra su final, se prueba increiblemente la referencia a nosotros, caballeros y campesinos andantes del siglo XXI.

Por ese libro, Ishiguro ganó al Nobel de Literatura en 2017.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *