El lado oscuro de un Wolfgang

| @LaMagaGomez

EL PRODIGIOSO y gran talento parte de la familia Mozart. María Anna Walburga Ignatia, mejor conocida como Nannerl, es una de esas mujeres talentosas cuyo nombre en la historia no ha logrado el reconocimiento. Nació en 1751, cuatro años y medio antes que su reconocido hermano, y tenía una gran pasión por el violín el cual no pudo tocar por considerarse un instrumento masculino, se dedicó a tocar el clavecín y a cantar.

Los comentaristas de la época alabaron entusiasmados el talento de Nannerl que, con sólo doce años era una de las más virtuosas intérpretes en Europa. Aunque viajaba junto con Wolfang y su padre, Leopold, en 1966 sus presentaciones fueron más esporádicas cuando entró en edad casadera. Se cree que sus primeras partituras firmadas por su hermano.

EN LA ÉPOCA de Mozart los músicos y compositores, en su mayoría, ganaban sueldos muy bajos. Desde que fue considerado como un “niño prodigio” su padre renunció a su trabajo y el pequeño tuvo que contribuir a la economía de su familia. La vida de Mozart fue un constante periplo económico: cuando tenía dinero lo gastaba sin pensarlo, jamás ahorró un centavo, y cuando no lo tenía vivía al límite.

Gracias a la ayuda de amigos como Michael Puchberg, del cual se conservan varias misivas en las que le pide ayuda económica, muchas veces en tono desesperado: “…y si usted, mejor amigo y hermano, me abandonara, estaríamos yo, mi mujer que está enferma y nuestro hijo completamente perdidos”. Una vez muerto, su esposa vendió sus obras para sobrevivir

FUE EN 1784 cuando Mozart tomó una de las principales decisiones en su vida, entró a la masonería. Se integró a la logia Zur Wohltätigkeit (de la Beneficiencia) de Viena, en la cual tenía un punto de encuentro con artistas, científicos, escritores, médicos y músicos. De ahí, y como una forma de evadirse de su temor a la muerte, compuso la obra “La pequeña cantata masónica”, la cual fue estrenada y dirigida por él durante la inauguración de un nuevo templo masón.

El genio compositor no tenía influencia directa con la nobleza del espíritu, lo cual reflejó en su obra, por ejemplo en “Las bodas de Fígaro”, “la flauta mágica”, una cosmografía de simbolos masónicos. Así su intención era usar la música para lograr buenos pensamientos y unidad entre los miembros, pero además inculcar sentimientos de humanidad, lealtad y paciencia.

Lizeth Gomez

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *