El Caballito queda en manos del INAH

@Deambulario

Tres años después de haber sido dañada por un mal trabajo de restauración, la escultura ecuestre de Carlos IV, mejor conocida como El Caballito, será rescatada, pues el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) tomará las riendas para salvar la obra realizada por Manuel Tolsá entre 1793 y 1802.

Para ello, el Fideicomiso del Centro Histórico –los responsables de haber dañado el 50 por ciento de la pátina de la escultura que adorna la Plaza Tolsá– destinará dos millones de pesos que se emplearán primera fase del plan.

Teresa Franco, directora del INAH, señaló que serán especialistas del instituto, de la Dirección General de Sitios y Monumentos de la Secretaría de Cultura, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), además de expertos de España, Suiza, Cuba, Italia y Australia, quienes conformen el equipo de trabajo para intervenir El Caballito.

Liliana Giorguli, coordinadora nacional de Conservación del INAH y actual responsable del proyecto, informó que la escultura dedicada al Rey Carlos IV presenta daños como: manchas y escurrimientos, la pérdida de la pátina, corrosión y otras alteraciones en la superficie, mientras el pedestal sufre disgregación, fisuras y exfoliación pétrea.

Debido a los daños, el proceso de restauración se realizará en dos etapas: la primera será de julio a septiembre y consistirá en la realización de diversos estudios necesarios para continuar con el diagnóstico, como son medición de pH superficial, inspección de grietas mediante ultrasonido y espectometría de difracción de rayos X. Al pedestal se le practicarán estudios de sanidad estructural, fotografía térmica y espectometría infrarroja.

Además, se realizará el registro de todos los ángulos y detalles en fotografía y video. Luego de la elaboración del diagnóstico se procederá a evaluar las estrategias de restauración y conservación más apropiadas la pieza que data del siglo XIX.

Pamela Aguilar