Cuando la película es mejor que el libro

Por Francisco Contreras

Sí, ya sé que es un debate bastante arraigado entre lectores y cinéfilos, y fandoms, pero una ida al 23° Tour de Cine Francés me dio el ejemplo perfecto de cuando alguien agarra un libro y lo mejora al pasarlo a la pantalla grande: El misterio del sr. Pick(Le mystère Henri Pick).

La película dirigida y escrita por Rémi Bezançon está basada en la novela “La biblioteca de los libros rechazados” de David Foenkinos, que por sí sola no es nada mala (tampoco hay que tirar a la basura el libro), pero la historia tiene varias ramificaciones y huecos que son eliminados en el filme para hacerla más concreta, ágil y, digámoslo así, corta, si no hubiera durado unas tres horas.

La trama inicia en Crozon, al norte de Francia, en cuya biblioteca de los libros rechazados una editora encuentra el manuscrito póstumo de una novela escrita por el pizzero del pueblo, a quien su familia nunca vio leer ni escribir en su vida, pero por su magnífica historia decide publicarlo siendo un éxito en ventas, aunque arruinando la vida de Jean-Michel Rouche, el presentador del programa televisivo literario “Le infinitif”, quien fue el único que se atrevió a decir que no creía la historia del autor muerto, por lo que decide investigar el asunto y dar con el verdadero escritor.

Sin caer en revelaciones de la trama o del final si no han leído el libro, puedo adelantar que Joséphine, hija del pizzero y quien en la película es maestra de primaria, divorciada y con un hijo, que decide acompañar al crítico a indagar el asunto, en la novela es en realidad vendedora de lencería, divorciada y con dos hijas bastante grandes que la abandonaron para abrir una tienda de crepas en Berlín.

Este punto puedo decir que se ve mejor en la pantalla, pues eliminaron varios rodeos que da el crítico para llegar a ella, acercándola a él también con el hecho de contar con una amplia biblioteca casera, lo que llama irremediablemente la atención del periodista.

Por cierto, también en el libro Rouche y el presentador del programa son personas diferentes, lo que al juntarlos elimina otros huecos en la trama.

Fabrice Luchini (Jean-Michel Rouche), Camille Cottin (Joséphine Pick)

Debo decir que la película es tan buena que ya la vi dos veces, antes de que la saquen de cartelera, pues el tour termina el 17 de octubre, pero también me hizo releer el libro para recordar algunos aspectos de la historia y a encontrarme con otros que no recordaba de mi primera lectura hace dos años cuando fue publicada.

Pero ya estando en esto del ciclo de cine francés, también les recomiendo la de Cyrano mon amour (Edmond), aunque aquí no se puede hacer realmente una comparación con la tan famosa obra de teatro porque la película cuenta cómo se concibió dicha obra, con todos sus altibajos y las peripecias de Edmond Rostand, un poeta fracasado que ve en la mano del actor Constant Coquelin la última oportunidad de revivir su carrera.

Por lo demás, muy divertidas ambas películas y bastante recomendables.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *