#COLISEO DE MIS AMORES…

Por: #LaEscritoraRuda

Una niña de unos 10 años brinca de felicidad cuando el anunciador grita el nombre del #Inquisidor, se levanta de su asiento en la segunda fila y aplaude, sus ojos buscan desesperados que su ídolo salga, que atraviese esa cortina vieja y suba al ring.

Y es que el Embudo de la #Lagunilla, ese que #DonSalvadorLutteroth construyó en pleno #CentroHistórico, en el barrio donde encuentras desde vestidos de novia o bisutería, hasta invitaciones para todo tipo de eventos y locales donde puedes hacer tus tarjetas de presentación, sigue más vivo que nunca.

La niña que sin duda disfruta la #lucha más que cualquier adulto, aplaude, se emociona y grita su apoyo a los rudos; cuando #Misterioso sale increpa a un joven de la primera fila, ella mueve su mano en forma de saludo y le grita con todas sus fuerzas, lo que provoca que él voltee y le devuelve el saludo, y casi provoca un paro cardíaco en aquella pequeña.

En un #SábadoRetro en el inmueble de #Perú77, pasión es lo que sobra. #LaColiseo es un lugar lleno de historia a pesar de que las instalaciones parecen antiguas, pues a las butacas les falta pintura, los pasillos son oscuros, la cortina de la pasarela está vieja y no hay pantallas gigantes, ni luz o sonido, pero su forma permite que el aficionado vea perfectamente desde cualquier parte de la #arena, en las gradas o en las esquinas.

Las luchas en ese ring que hasta se ve más pequeño, son un poco más íntimas, es una sensación diferente, casi como una fiesta familiar en la que los extraños se unen para apoyar o insultar a un luchador. En la que los gladiadores se dan tiempo de saludar de mano al público, de caminar por los pasillos, entre las butacas y tomarse fotos.

Cuando llega la lucha estelar, la menor ya no permanece ni un minuto sentada, a cada momento dice que no sabe a quién apoyar, si a #Atlantis o a #ElNegroCasas, si a #DiamanteAzul o a #MrNiebla. Hasta que con toda la voz que tiene le grita al 4:40, lo que provoca que él voltee y la vea directamente, incluso le dice que tome una foto y posa para ella, para la fan más destacada de la noche, la mamá de la niña saca el teléfono y toma la foto mientras la pequeña se desvanece en su asiento.

La #luchalibre es eso, es esa emoción, esa pasión, ese sentimiento de obtener algo que parecía imposible, un autógrafo o una foto, un saludo o una mentada de madre. El embudo coliseíno que según se sabe se construyó con 40 mil pesos que #Lutteroth se ganó en la Lotería Nacional, es un gran sitio para disfrutar de un espectáculo tan maravilloso como lo es la Lucha Libre Mexicana.

Al final el resultado no importa, pues para esa pequeña, fue la mejor noche de su vida y el desgaste de su garganta valió la pena, tal vez siga sin descubrir si es ruda o técnica, pues al salir con el celular en la mano admirando la foto en la que su ídolo posó para ella, su cara era cubierta por una impecable máscara blanca con azul del técnico Atlantis.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *