¿Reactivo o no reactivo? Ésa es la cuestión