Adiós vaquero rockanrolero

Por Anabel Clemente

Una vez me sentí parte de un video de rock, tercermundista, de bajo presupuesto, que no pasarían en MTV. Viajaba en un microbús en la ruta que corría de la Preparatoria 7, en calzada de la Viga, al Metro Continentes (Nezahualcóyotl), con una canción de fondo por más de una hora: Hipócrita.

“Hipócrita / Eres muy hipócrita perversidad, engendras en ti / Hipócrita / Eres una hipócrita mentiste, te burlaste de mí”

La voz de Charlie Monttana retumbaba en mis oídos y en los de cerca de 20 pasajeros, por la tristeza del conductor que cada que terminaba la canción de cuatro minutos y medio la repetía, así hasta concluir la ruta.

Aquel chofer de unos 30 años cantaba tan fuerte como el ruido de sus bocinas distribuidas en toda la unidad. Sentí lástima por el conductor, seguro sufría porque se negaba a cambiar la canción pese a la solicitud de un par de pasajeros. Esas peticiones se perdían en los brincos que daba la unidad por el camino lleno de baches.

Ese es el único recuerdo de una mala experiencia con Charlie Monttana.

Antes de ese suceso, ocurrido por ahí del 2003, la música del ídolo del rock urbano acompañó mis años en la secundaria, en donde escuchaba a mis compañeras reclamar a sus novios “De que el amor apesta”, o a otros estudiantes reprochar que “Tu mamá no me quiere” y dando serenatas con “El vaquero rockanrolero”.

Recuerdo a dos queridas amigas que en las tocadas del Día del estudiante —único día en que consentían a los alumnos de la Escuela Secundaria Técnica 110— sacaban sus mejores pasos de baile para sacudir el cuerpo con “Pinche vatito” o “Déjame rocanrolearte”.

Son recuerdos que llegan con la muerte de Carlos César Sánchez Hernández, Charlie Monttana, el orgullo de la Guerrero, quien nació, como lo pregonaba, a bordo de un taxi mientras su madre y el conductor escuchaban rock and roll.

“Hoy su luz se apaga, pero brillará infinitamente en mi corazón y estoy segura que en el de cada uno de ustedes también”, fueron las palabras de Cherry Monttana, ahora viuda de quien ha marcado a varias generaciones.

Buen viaje Divo, hoy no solo tus cinco fans sienten tu partida.

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *