45 años sin Jimi Hendrix

El hombre que revolucionó la música con la guitarra eléctrica murió el 18 de septiembre de 1970; la causa: una sobredosis de somníferos
Por Sergio Canales
Jimi Hendrix había retrasado su presentación en Nueva York. Era el 28 de enero de 1970 y el genio de las seis cuerdas pasaba por su peor momento musical. Afectado por las drogas y el alcohol, salió al escenario a las tres de la madrugada y después de dos desastrosas canciones, Hendrix abandonó el escenario molesto. Aquel momento marcó el final de Band of Gypsys, una agrupación compuesta por Billy Cox (bajo), Buddy Miles (batería) y Hendrix.
“La mayor parte del tiempo me la paso soñando despierto y escuchando tonadas maravillosas. Pero si tomo la guitarra para tocar lo que escucho, todo se viene abajo inmediatamente. No soy lo suficientemente bueno en mi instrumento como para darle sentido a todo esto”, expresaba James Marshall Hendrix para Rolling Stone en marzo.
Cinco meses después, Hendrix aparecía sin vida en su departamento de Londres. La noche del 17 de septiembre de 1970, el músico había salido de fiesta. Su novia Monika Dannemann (una artista alemana), fue a recogerlo para trasladarlo al departamento y ahí lo dejó. Jimi tomaba somníferos y aquella madrugada del día 18 sobrepasó la dosis 18 veces, la mezcló con alcohol y falleció mientras dormía, ahogado por su propio vómito.
Hoy se cumplen 45 años sin Jimi Hendrix, el hombre que revolucionó a la música con la guitarra eléctrica y quien en sus últimos días pensaba “volarle los sesos a los habitantes del planeta” con un nuevo álbum.

 

“Cuando el poder del amor sobrepasa el amor, el mundo conocerá la paz”

 

¿Estás listo, Robin?
El fracaso que había representado Band of Gypsys lo llevó de nueva cuenta a la vieja y exitosa fórmula. Volvió a reunirse con Mitch Mitchell, el baterista con el que comenzó a tocar desde 1966, con quien acarició el cielo en Woodstock en 1969 y de quien no debió haberse separado jamás.
Mitchell era un fiel escudero de Hendrix. Apodaba a Mithcell como Robin porque Hendrix era fan de la serie de Batman en los 60 y de vez en cuando, antes de iniciar una canción, el monstruo de la guitarra eléctrica le preguntaba al baterista “¿Estás listo, Robin?”, y comenzaba la magia. A cambio, Mitchell llamaba a Hendrix como Buster, un sobrenombre al que sólo tenían acceso los amigos y familiares más cercanos.
Agosto y septiembre representó un buen periodo de inspiración para Marshall Hendrix. Su estudio Electric Lady, en Nueva York, había comenzado sus operaciones y estaba entusiasmado como nunca tras conocer que Lynn, la pareja de Mitchell, estaba embarazada.
Durante la gira que hizo por Europa en septiembre se mostraba entusiasmado por publicar sus nuevas canciones. El material era suficiente para hacer un disco triple, pero planeaba “limitarse” a un álbum doble. “Le daremos al mundo algo que volará lo sesos de todos sus habitantes, algo que por fin llenará el vacío. Estoy hablando de un estilo musical totalmente nuevo”, advertía el virtuoso Hendrix.
Jimi se refería al The Cry of Love, del cual se desprenden temas como “Freedom” y “Night Bird Flying”.
Un par de días antes de morir, Hendrix le pidió al productor Eddie Kramer que llevara las cintas a Londres, pero éste explicó que estaba muy ocupado. “No te preocupes, Ediie, te veré en una semana”.