Por Sugey Cruz

@Zudelirio

Ilustraciones Alonso Fitta

Y sí hoy….

Y entonces, deje de buscar, porque aprendí a conocer,
No mire el abismo, porque a mi lado se encuentra la eternidad, comencé a tejer e hilar sueños para dejarme de quejar.
Cierto, no soy perfecta y tampoco lo pretendo, pero me esfuerzo por la pasión que germina en mí….
Sí hoy muriera, no hay deudas entre la vida y yo. Sé que aún quiero hacer y conocer muchas cosas, que aún tengo mucho por dar, pero si hoy muriera, la vida ha sido duramente justa con mí existencia, aprendí, conocí, amé, sufrí y lloré, con tanta inmensidad, que sé que puedo dar más.
Cuento historias entre lágrimas y sonrisas, ese es mi ofició, esa es mi vocación, dibujar mundos alternos, donde nada es real y todo es posible, apoyada en la teoría del signo que sólo yo entiendo.
Te busco entre recuerdos aunque no te extraño, pero sé que si hoy muriera, nuestro recuerdo sería eterno.
Tengo dudas, tengo miedos, pero sobre todo tengo la convicción de que nada es eterno, que sólo somos pequeñas burbujas de jabón que bailan elegantes en el universo, tan incierto como pleno.
Y entonces, ¡si hoy muriera!, ¿cómo vivirían el duelo?
Me conformo con saber que confirmé mi creencia, que me recuerdan, que me extrañan, aunque no me añoran, llena de satisfacción porque mi espíritu conoce el final de un inicio que quizá nunca les cuente porque es más absurdo que mis sueños.
Si hoy muriera, no vayas a mi funeral, no lloren por mi ausencia, mejor alégrense al saber que no los molestaré más y que jamás conocerán al verdadero ser que hoy se despide de un recuerdo.

De Guerrero a Guerrero!

Ella, de finas formas, sonrisa radiante y ojos audaces, se enfrenta a un universo incierto, bravío y feroz, sin más arma que su vocación.
Recorre caminos inhóspitos, se enfrenta a rabiosos jueces que ponen en duda su talento, lucha contra sus propios demonios y no siempre gana la batalla. Así es ella, un espíritu aguerrido preso en un cuerpo condenado  a perecer, un gorrión que sueña con los campos, mientras cumple su condena tras las rejas de la vida.
Ella sueña, lucha y se desvela…
Camina, ríe y se reinventa…
Disfruta de la suavidad nocturna mientras platica con la Luna. Le confiesa sus temores, la seduce y convierte en su morada.
Ella está dispuesta a enfrentar la más sangrientas batallas, siempre leal a sus pasiones, segura y convencida de que la realidad no es el final de la historia, sino el comienzo de una nueva vida…

0 Comments

No comments!

There are no comments yet, but you can be first to comment this article.

Leave reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *