Óscar Chávez y Pablo Milanés reencuentran su trova

Por Pamela Aguilar

@aguilarpamela

Fue hace más de tres décadas, en Estadio Azul, cuando Óscar Chávez y Pablo Milanés compartieron escenario por primera vez. Mañana De poeta a poeta los compositores repetirán su hazaña junto a Fernando Delgadillo pero esta vez será el Auditorio Nacional.

“He trabajado 18 años al hilo con el Auditorio. Esta es la decimonovena  vez que canto ahí, pero ahora vamos tres. Es algo nuevo porque, además de que es mi reencuentro con Pablo, lo hacemos con fines benéficos para la niñez”, comenta Óscar Chávez en charla con Deambulario.

Con nuevos proyectos en puerta, el cantautor confiesa que uno de sus mayores retos ha sido adaptarse a la nueva ola de aplicaciones y redes sociales, que si bien ha muchos les ha facilitado el trabajo, él no ha sabido conquistar este territorio.

“Me estoy adentrando a esto del Facebook y Twitter. En esas ando precisamente porque no sé qué camino seguir para meterme al aire de las redes sociales. Y te puedo asegurar que medio mundo andamos en eso”, indica el intérprete.

Además, el Caifán Mayor está consiente que en la industria musical, como en cualquier lugar, se debe “renovar o morir” por lo que ya alista su repertorio para llevarlo a las diferentes plataformas de streaming.

“Estoy tratando de organizando todo mi material para poder entrarle a eso de Internet; no es nada fácil, no sólo para mí, sino para todo el mundo. Ya el disco está desapareciendo, entonces tienes que hacer algo con relación a eso. Pese a que le tengo amor al disco físico, si desaparece no podemos hacer nada, no depende de nosotros los intérpretes, son cosas de la tecnología y la industria”, comenta Chávez.

Sin embargo, el autor de “Por ti” asegura que la tecnología ha vuelto más accesible la grabación de un disco, pero no ha mitigado el problema de la difusión, el mismo al que por años se ha enfrentado.

“Lo tiempos cambian, pero de fondo el problema es el mismo. No es tanto el hacer el disco, ahora es más fácil hacerlo porque lo puedes grabar hasta en tu casa, pero el verdadero lío es darlo a conocer, venderlo, promoverlo y que sepan dónde lo pueden adquirir. Y si desaparece el disco, que eso va a pasar ya pronto, dónde pueden obtener la música. Eso es lo realmente difícil”, finaliza el músico de 81 años.

Pamela Aguilar